(Viernes 10 de marzo de 2017). Los nautas de vela ligera del Club de Regatas Corrientes siguen cumpliendo religiosamente con los entrenamientos en la Escuelita de optimist de la institución. Una docena de futuros timoneles, como todos los jueves y sábados, cumplieron con la tradicional rutina.

Todos los jueves y sábados son los días de la cita. Así en el pañol de vela ligera “Chingolo” Porta del Club de Regatas Corrientes los pequeños nautas empiezan con el armado de las embarcaciones.

El instructor Ernesto Soto Demonte, responsable de la Escuelita de Optimist de la institución y de la vela ligera, es el encargado de supervisar los trabajos para que todo quede a la perfección.

Cumplida la primera parte de la jornada, el río llama a la continuidad del entrenamiento. Los pequeños empiezan a navegar y a tener su primer contacto con el Paraná, con la naturaleza, con un deporte místico.

La jornada, especialmente los sábado, es completa ya que el almuerzo marinero, toda una tradición en los deportes náuticos, invita a una pausa, que por lo general es en el banco de arena, muy cerca de la playa regatense.

Después sigue la actividad. La destreza de los pibes es envidiable, con de tres meses de intensos entrenamientos, como así también la personalidad que desarrollan, en una deporte individual en donde la toma de decisiones es crucial.

“Con la Escuelita de Optimist arrancamos el sábado 3 de diciembre, con media docena de chicos y hoy ya tenemos más de una docena. La actividad prendió y estamos muy contentos con su crecimiento en el Club”, comenzó diciendo Soto Demonte.

“La vela más que un deporte es formador de personalidad, de carácter. Te da mucha disciplina y contracción al trabajo. Hay mucha responsabilidad en su práctica tanto para enseñar como para aprender”, siguió comentando el instructor.

“Invitamos a todos los que se quieran sumarse a la Escuelita. Siempre los jueves, en horas de la siesta, o los sábados, ya desde la mañana, para que vean de qué se trata. Además el contacto con la naturaleza es cautivante”, finalizó Ernesto Soto Demonte.