(Martes 4 de abril de 2017). El nauta del Club de Regatas Corrientes, Joaquín Vilte Bosch cumplió una excelente performance en la segunda y última etapa del Campeonato San Isidro Labrador, que se llevó a cabo el último fin de semana. Gran progreso después de una semana a puro entrenamiento. Finalizó 89° en la General y 28° en la Serie Plata.

Verdaderamente increíble el progreso que experimento el timonel del Club de Regatas Corrientes, Joaquín Vilte Bosch, en la segunda y última etapa del Campeonato San Isidro Labrador, organizado por el Club Náutico San Isidro (CNSI).

Recordemos que Vilte Bosch, que finalizó en la 117° ubicación en la clasificación General en la primera etapa, se quedó en San Isidro toda la semana, acompañado por Bárbara Gatica (monitora del Club de Regatas Corrientes), para entrenar.

En la semana mencionada el nauta regatense no sólo entrenó con timoneles de otros clubes, en la cancha donde se compite, sino también con los entrenadores de la Selección Nacional, participando de distintas charlas, especialmente técnicas.

El último fin de semana Vilte Bosch finalizó 23°, 8°, 20°, y 23°; en tanto la última regata se suspendió en medio de la competencia por inclemencias del tiempo, pero al entrar varios barcos fue considerará válida quedando el resto DNS (no largado).

Pese a este percance climatológico, que lo perjudicó, Vilte Boscho avanzó al puesto 89° en la Clasificación General, quedando 28 en la Serie Plata en la categoría Optimist Timoneles, dejando en claro que materia primera sobra.

Recordemos que Vilte Bosch, en su primera semana de competencia, terminó 35°, 39°, 25°, 40°, 42° (regata descartada), 30°, 33° y 35° respectivamente; lo que deja en claro el gran progreso del correntino.

Es bueno destacar también, que Regatas Corrientes dice presente en una competencia de esta envergadura después de dos años de ausencias y lo hizo de la mano de Joaquín Vilte Bosch, que estuvo a la altura de las circunstancias.

Por este medio el Club de Regatas Corrientes quiere agradecer muy especialmente al Club San Isidro, por las atenciones prestadas al nauta de la institución en una semana a puro aprendizaje.