(Sábado 15 de abril de 2017). El estadio José Jorge Contte fue el escenario de una nueva edición del clásico correntino. Más de 3000 almas disfrutaron de la gran fiesta del basquetbol, no faltaron las banderas, los canticos ni la animación del entretiempo en el clásico de las familias.

En la Liga Nacional no podemos mencionar tantos clásicos como sí podríamos hacerlo en el futbol.  Corrientes, como plaza, aún cuenta con la “bendición” de poder disfrutar de un clásico. El viernes Regatas Corrientes y San Martin reeditaron la fiesta del clásico correntino, aquella que ya tuvo dos episodios anteriores en la presente temporada y que contagió desde la previa por el buen momento que pasan tanto el “remero” como el “rojinegro”. 

El clásico correntino se vive así, desde el momento que se reprogramó la fecha original, la gente ya palpitaba el duelo y contaba los días para ir a la cancha. Esa ansiedad no mantuvo al margen a cada equipo, porque ambos tuvieron que disputar un compromiso previo en la semana, oportunidad que los hinchas aprovecharon para recordar que el viernes se medían ante su clásico rival. 

La hinchada del equipo del Parque Mitre desde temprano inició los preparativos, colgar banderas, inflar globos y distribuir papel picado, son algunos de los rituales previos a cada partido. La apertura del estadio fue exactamente una hora y media antes del horario previsto para el juego. Afuera la gente ya aguardaba con su entrada para ingresar y con el correr de los minutos cada uno fue ocupando su lugar hasta llegar a colmar el Estadio de los Sueños. 

No solamente es una “bendición” el que Corrientes cuente con un clásico, sino también el hecho de que ambas parcialidades puedan estar presentes y disfrutar esta gran fiesta del basquetbol. En el sector popular dio la sensación que faltó lugar, la tribuna de los “Hermanos Cattaneo” fue copada por los hinchas de Regatas. En frente, en la de “Julio Osvaldo Ceballos”, se ubicaron los seguidores del “rojinegro” y en las plateas no había butacas vacías. 

Cada hinchada pudo recibir a su equipo como se debe, papel picado, globos y más fueron la parte decorativa de ese momento. El Fantasma (la mascota) cumplió con su asistencia figura más que requerida a la hora de las fotos, por supuesto no faltó el duelo de cantos entre las parcialidades. También dijeron presentes muchas personalidades destacadas, como Claudio Solberg, ex jugador de Regatas, integrante del equipo que llevo al elenco correntino a la máxima categoría del básquet nacional. 

Prevaleció la fiesta, que además contó con un componente inédito, el gran show musical de la cantante correntina Luz del Curto, que deleitó a los presentes con su voz y carisma. 

El festejo fue del elenco local, que además de mantener su localía en el clásico y desplegar un gran juego en equipo lo que le valió la victoria, hizo disfrutar y vibrar a todas las familias presentes en el José Jorge Contte, para que en definitiva lo festeje todo Corrientes.