(Lunes 23 de enero de 2017). El verano en Regatas Corrientes se vive en familia. Tan preciso como contundente. Un enero caliente hizo que la playa regatense funcione a pleno, el último fin de semana, en donde los socios pudieron disfrutar de las bondades propias de la naturaleza y de dos piletas de río envidia de la región.

La playa del Club de Regatas Corrientes, desde la bendición de las aguas que permitió tener una temporada soñada como en los viejos tiempos, viene funcionando a pleno en un caliente mes de enero.

Los trabajos impulsados por la Comisión Directiva dieron sus frutos ya que la capacidad de la playa y de las piletas de río permitieron albergar a un sin número de bañistas que pudieron apreciar las bondades y la comodidad de una playa cinco estrellas.

Familias enteras compartiendo, niños jugando, amigos a puro tereré para que la rueda sea interminable, y adolescentes con figuras infartantes (tanto para ellas como para ellos), son el común denominador en la playa regatense.

Desde horas tempranas la familia se llega a la playa para disfrutar a pleno de las bondades de la naturaleza (sol, agua y playa), y para descansar ya que la mayoría de los padres optaron por aprovechar la colonia de vacaciones, próximo a terminar el segundo turno.

En tanto los adolescentes, como ya es habitual en cada temporada, eligieron las piletas de río para tomar sol y compartir con amigos, con el tradicional tereré, no sin antes aprovechar alguna clase de beach vóley.

 

Así la dirigencia de Regatas Corrientes continúa la temporada con un enero brillante, por convocatoria, por servicios, pero fundamentalmente por seguir apostando a la familia, núcleo principal de la política que viene impulsando la gestión del Dr. Eduardo Tassano.